Baúl de los recuerdos: Casi Ángeles

Para las fanáticas de Cris Morena y de todo lo que lleve su firma, hoy vamos a abrir el baúl de los recuerdos para hacer memoria y acodarnos de uno de sus más grandes exitos.

Hace más de 8 años empezó una serie que marcó a una generación de adolescentes y preadolescentes que todavía se siguen acordando de todos y cada uno de los capitulos de está serie televisiva. Esta "obra maestra" no sólo se emitió en Argentina, sino que en 19 países de Latinoamerica, en España, Israel y hasta en Italia.

Acostumbrados a las clásicas pero célebres historias de huérfanos, todos empezamos creyendo que sería tan solo una serie más. Pero, aún con una especie de "constante morenista" nos enganchamos y disfrutamos desde el capítulo 1.

Si bien algunas cosas nos parecían bastante "flasheras" no podíamos dejar de verlo, y es el día de hoy en el que muchas chicas, como yo, seguimos la serie vía Youtube, repitiendo una y otra vez las escenas que más nos gustaron y atraparon.

No nos podemos olvidar de todo lo referido a lo musical. Tengo que confesar que sigue siendo el día de hoy y yo sigo cantando a los gritos canciones como "Miedo a Perderte", "Hoy", "Nenes Bien" y entre muchas otras, cuyas letras siguen y van a seguir estando presentes en mi memoria.

Historias de amor, de amistad, de triángulos amorosos, de "primeras veces" adornan y llenan el argumento básico de Casi Ángeles. No se puede dejar de nombrar la ilusión todavía latente de tener un amor como el de Mar y Thiago, a un Simón Arrechavaleta que te cante adelante de todos "De cabeza". Tampoco podemos dejar de soñar con ser la mitad de diosas de lo que era Cielo Mágico o con tener una banda como la de los Teen Angels.

Un beso abajo del agua como el de La Petisa y el Pela, o uno de cabeza, como el del Payasito. Bailar como la Gitana y tener un novio con los músculos de Tacho. Tener las piernitas de La Jirafa, la plata y la labia del Cachetón y toda la onda de Tefi.

Un chico rebelde como El Negri o un romántico como El Tronco. Tener una amiga que te defienda en todas como La Gata y otra tan buena como La Paisa. Tutores como Nico y Cielo y hasta hermanos menores como Cristobal, Monito, Alelí y Luz. Y no nos olvidemos del sueño de las más chicas, que nos caiga del cielo un bombón como Lleca. Todas seguimos y seguiremos soñando con ellos.

Capaz algún día los superemos a todos, pero va a ser dificil. Representa, para muchos, su adolescencia. Porque no podes decirme que no te sentiste identificada con nada de lo que planteaba la novela. Seguro vos misma te repetis a veces que el rulo siempre vuelve y te moris de ganas de que nos volvamos a ver.